Factor X

 Es quizás el factor más odiado de toda la relación… sobretodo si su ex y él quedaron de “amigos”. Las ex son naturalemente odiadas bajo la única premisa de que compartieron algo con quien ahora es nuestra pareja (no olvides que tu pareja también odiará a tus exnovios por la misma causa).

Yo en lo personal no odio a todas las exs de mis parejas… solo a la última, todas lo hacemos de una u otra forma, lo importante no es evitarlo, es evitar mostrarlo, porque todos sabemos que las personas que odian a los exs de sus parejas son “inseguras, idiotas y están simplemente fuera de lugar”. No hay una de nosotras que no sepa lo patético que es tener problemas con nuestro novio o pareja por culpa de nuestro ex, al final si están con nosotros se supone que ya la superaron a ella ¿no?, pues si bien esto es cierto todas caemos en ese comportamiento de psicópatas que es característico de las mujeres aunque sea una vez al mes (y no necesariamente por razones biológicas) porque todas nos dejamos llevar de vez en cuando por ese componente irracional y pasional que nos caracteriza como miembros del sexo femenino.

La realidad es que se nos hace imposible verlas como personas, como instrumentos que le enseñaron lo que quieren o no de una relación y que al fin y al cabo los llevaron directo a nosotros. De hecho no nos quedamos solo con los celos y los problemas que podamos tener con nuestra pareja, no solo detestamos su personalidad, lo que hizo, lo que no hizo; si no que las vemos feas, gordas o mal arregladas, y si no podemos lograrlo optamos por brutas, tontas o mal habladas; no importa si están alabando lo que nos encanta, o destruyendo lo que odiamos, cada palabra que salga de su boca será tomada en cuenta, procesada, transformada e injustamente juzgada por nosotros.

El hecho de que podamos reconocer que esto es meramente cierto, irracional e injusto, no significa que vayamos a cambiar nuestra actitud. En fin, si me preguntas a mi la ex de mi pareja es bruta, superficial, materialista, y no solo es fea, si no que parece un transformista, punto y final. Nunca, no importa lo que hagamos, vamos a ver este “Factor X” desde un punto de vista objetivo, porque ni nos da la gana, ni es nuestra tarea hacerlo, y por último reconocer que esa persona es atractiva, inteligente o interesante solo nos haría nuestro trabajo de no sentir celos infinitamente más difícil.

Empujando hombres

Hoy pasé una tarde de chicas, y la conclusión base fue que: “Toda mujer llega a un punto de la vida en el que le da por empujar a los hombres”.  Quizás no sabes hacía donde, pero te aseguro que tienes tendencia a empujar a los hombres de tu vida hacia algún lugar en específico.
Entre las presentes había quien los empujaba a alejarse, aquellas mujeres que tratan de ser lo más frías, calculadoras y racionales posibles (lo cual no se traduce en antipáticas, insensibles o perras como algunos suelen definirlos). A estos personajes suele sucederles que entran en una relación porque la otra persona les despierta cierto interés, o quizás simplemente algún rasgo le llamó la atención. El problema está en que estas mujeres (locas como somos todas) empujan los hombres lo más lejos posibles cuando estos comienzan a gustarles de verdad… ¿el resultado? Mujeres solas, hombres solos, y ambos con altas probabilidades de sentirse mal.
Estaba también quien en lugar de empujarlos como tal los hala, los quiere cerca, los quiere cerca TODO el tiempo. Estas mujeres suelen emocionarse rápido, cuando la “relación” comienza ya ellas tienen más que un interés, ya el chico en cuestión les gusta, no solo llama su atención. Decimos que los halan porque de un día para otro ellos forman parte de todos los planes, eventos, salidas, momentos y demás de la mujer en cuestión. En este caso el problema es que los ahogan, hasta los persiguen, quieren saber dónde, con quién y cómo están a cada momento del día… ¿el resultado? Mujeres solas, hombres que huyen y por supuesto altas posibilidades de que esa huida sea sin regreso.

Tenemos también a quienes los empujan a un lado, ni los botan ni los traen, solo los dejan de lado de a ratos, vamos a decir que los halan y los empujan a su conveniencia. Chicos, están son las mujeres más peligrosas (y las que a ustedes usualmente les encantan). Ellas deciden cuándo, cómo y dónde quieren las cosas, nadie toma decisiones por ellos, ni dependen de las ganas del otro; toda la relación gira en torno a ellas, y lo que ellas necesitan en el momento… El resultado es simple, una mujer que obtiene lo que quiere cuando lo quiere y un hombre que la persigue porque no la entiende (hasta que usualmente se cansan y desaparecen si no los botan primero).

Y por último, no podía faltar, la que ni empuja, ni hala, ni deja a un lado… siempre hay una mujer que se deja llevar, que deja que la empujen, la halen, la traigan y la lleven a conveniencia. Suelen ser mujeres de actitud muy relajada o e autoestima muy baja, que dependen totalmente del otro porque honestamente no les importa hacer esto o aquello, o porque harían todo por no perder a la persona con la que están (y no de buena manera). El resultado aquí suele ser o un hombre totalmente aburrido o una relación excesivamente fácil de llevar (a menos que la pasividad de la chica haga perder la paciencia al susodicho).

El punto es que de una u otra manera estamos diseñadas, ensambladas y preparadas por la vida para volverlos locos, hacerles perder la cabeza, la paciencia y hasta un poco de pelo en el camino por el estrés. La realidad es que no podemos evitarlo porque tenemos la necesidad (fisiológica desde mi punto de vista) de verlos pasar un poco de trabajo, desesperación o al menos de verlos hacer algún esfuerzo. La verdad es que nos encanta ese momento en que pierden la paciencia porque en medio de los gritos, la frustración y la desesperación lo que las mujeres vemos es que les importa.

Aquel hombre que se mantiene indiferente ante toda provocación suele ser lo más soso e insípido que podemos conseguir, y sin ese toque de pasión, locura, desesperación o como quieras llamarlo, podría ser de piedra y nos daría lo mismo, porque desde donde estamos paradas lo que buscamos al provocarlos es una demostración de pasión que nos deje ver lo importantes que podemos ser para ustedes, la indiferencia no es ni sexy ni emocionante, y en muchas ocasiones ni siquiera es reconfortante, así que chicos, hombres, tipos, niños… como quieran definirse… a veces esos empujones, desesperos, y explosiones, son solo una forma de buscar mantener vivo el fuego de la pasión.

Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.