Razones para ver el Vaso Medio Lleno

Tuve que darle a un amigo 12 razones por las que el vaso siempre está medio lleno… me puse a pensar y me encontré con que hay más de 12… así que aquí les van

  1. Estas vivo y saludable
  2. En este mundo hay más de una persona que te ama, posiblemente de más de una manera, y en la mayoría de los casos no hay nada que puedas hacer mal para que este amor se extinga porque es incondicional
  3. La sonrisa de un desconocido al que te cruzas en la calle, o con el que cruzas miradas en un lugar público
  4. Puedes darte el lujo de comer 3 veces al día… mínimo…
  5. Hay alguien en este mundo que sonríe solo de pensar en ti
  6. Esa sensación de emoción y esa sonrisa inevitable que nace cuando suena el celular y sabemos que es esa persona especial
  7. Tienes agua limpia y potable para tu consumo
  8. Hay algo en la vida que puedes hacer mejor que cualquier persona que conozcas (cualquier cosa vale así te parezca una tontería)
  9. En algún lugar del mundo es verano o primavera, hay sol y la gente lo disfruta
  10. Naciste siendo un ganador… fuiste el espermatozoide más rápido en algún momento
  11. La música
  12. Alguien te rompió el corazón, lo destrozó y aún así pudiste seguir adelante y posiblemente acomodarlo
  13. La incontenible sensación de querer bailar cuando escuchamos una canción como “Rock DJ” de Robbie Williams
  14. Ese momento de desesperación cuando estamos a punto de darnos por vencidos y alguien inesperado nos ofrece ayuda
  15. Las malas relaciones que nos demostraron que nos merecemos algo mejor
  16. Tienes un techo sobre tu cabeza
  17. Esta mañana te levantaste en una cama, te bañaste y tenías ropa limpia para ponerte
  18. La felicidad que existe en el cuarto de un hospital o clínica cuando hay un bebe recién nacido
  19. El fenómeno de internet que nos permite estar a segundos de personas que pensamos que no veríamos más nunca
  20. Las siestas de las tardes
  21. Lo pequeño de este mundo globalizado donde lo más lejos está a solo 24 horas de viaje
  22. La posibilidad de tomar una postura, tener creencias propias y expresarnos con libertad frente al mundo entero
  23. Las cosas inesperadas que pasan cuando las necesitamos
  24. Skype
  25. El olor de un cachorrito, que además son suavecitos, gorditos, esponjosos y adorables
  26. Es muy probable que en algún momento le hayas salvado la vida a alguien y todavía te considere su ángel, así sea solo porque le diste una nueva razón para sonreír
  27. El trabajo que pones en ti mismo todos los días y los frutos que da
  28. Las decisiones valientes que tomamos y dan frutos, los riesgos que corremos de los que aprendemos
  29. Las flores… las flores siempre son una razón para sonreír
  30. Lo salvaje que puede ser el mundo y lo hermoso que puede ser lo salvaje
  31. Nuestro primer beso y su recuerdo (al menos el primero que significo algo)
  32. El saber que cada vez estamos más cerca de la cura del SIDA
  33. La gente a nuestro alrededor que admira alguna de nuestras cualidades o capacidades
  34. La sensación de un abrazo
  35. El hecho de que en este mundo hay alguien que haría cualquier cosa por hacernos sonreír
  36. Que en algún momento de la vida hemos sido la razón por la que alguien ve el vaso medio lleno
  37. El buen sexo (la posibilidad de tenerlo al menos)
  38. La gelatina y el dulce
  39. La posibilidad de tener ese momento donde de repente todo en la vida encaja
  40. Los besos… los besos siempre son una buena razón, esa sensación en todo el cuerpo que sentimos cuando besamos a alguien que nos importa
  41. La sensación de tener mariposas en el estómago y sonreír solo porque estamos cerca de ese alguien que nos importa mucho
  42. Cuando nos reímos tanto que nos duele la barriga y los cachetes
  43. Esos momentos en que nos damos cuenta de que somos más fuertes de lo que creíamos
  44. Cuando ayudamos a alguien a lograr algo de lo que no se creían capaces, y cuando alguien hace lo mismo por nosotros
  45. El saber que a veces dejamos huellas imborrables en la vida de otras personas
  46. Todas las metas y sueños que nos quedan por cumplir y vivir
  47. Esos momentos en los que solo respiras y no necesitas más nada
  48. La risa de los bebes
  49. La posibilidad de conocer gente nueva que nos entienda y con la que nos identificamos
  50. Conocer lugares nuevos de los que nos vamos a enamorar
  51. La sensación del calor del sol sobre la piel después de una madrugada fría
  52. Hay quien dice que la Nutella, pero como a mi no me gusta solo digo el chocolate
  53. Todas las malas decisiones que hemos tomado y que nos demuestran que el mundo no se acaba por un error
  54. La posibilidad de disfrazarnos en Halloween y Carnavales y hacer el ridículo de una forma épica sin que a los demás le importe
  55. La sensación de enamorarse de alguien o de algo
  56. Todos los días hay algo nuevo que aprender
  57. Cualquier día puede transformarse en el mejor día de nuestras vidas
  58. Recordar que mientras estamos vivos nunca es tarde
  59. Saber que siempre hay alguien dispuesto a escucharnos
  60. El haber aguantado cuando estabas a punto de rendirte
  61. Las cosas siempre están cambiando, aún cuando no podemos verlo
  62. Porque todos somos personas poderosas
  63. Cuando saliste hoy al menos una persona se volteo a verte por segunda vez para admirarte
  64. La sensación de levantarte de la cama sabiendo que es viernes
  65. Un buen vino en buena compañía, o un buen vino en compañía de nosotros mismos
  66. Haber superado las primeras veces: el primer día de colegio, de universidad, de trabajo
  67. Siempre hay gente que nos quiere como somos, de hecho hay quienes nos quieren por nuestros defectos
  68. Pertenecemos a la especie más inteligente del planeta
  69. Cupcakes
  70. El olor de los libros viejos cuando tienen tiempo sin abrirse
  71. Acaban de descubrir que el alcohol (a niveles moderados) nos ayuda con la memoria
  72. El hueco en la capa de ozono se está haciendo más pequeño
  73. La población de Pandas Gigantes ha aumentado el 40%
  74. Eres único, en el mundo no hay nadie igual a ti
  75. Todos tenemos algún grado de influencia sobre el mundo
  76. Podemos escuchar música y disfrutarla
  77. Esos momentos en que reímos sin parar, que no importa lo que pase simplemente no podemos parar
  78. Cuando hacemos reír a alguien mas
  79. Cuando nos reímos de nosotros mismos
  80. Los domingos de lluvia con su posibilidad de quedarnos acostados todo el día arropados con una cobija… o en buena compañía
  81. La sensación refrescante de meternos en el mar en un día caluroso
  82. La sensación de la arena en nuestros pies cuando llegamos a la playa
  83. La relajación de acostarnos en nuestra cama después de un duro día de trabajo
  84. Ese sentirse agotado y totalmente relajado después de un buen día de ejercicio
  85. Las galletas hechas en casa
  86. La felicidad de un animal cuando hacemos lo que nos están pidiendo
  87. La capacidad de levantarnos un día sintiéndonos increíblemente bien después de haber pasado días malos

Y probablemente hayan muchas más que no me vienen a la cabeza en este momento, pero por ahora me basta con estas 87 razones para sentir el vaso medio lleno.

Cuando de Cuentos de Hadas se trata…

Bella vive con un hombre “bestia” que desde el primer momento no duda en encerrarla en un calabozo para mantenerla cerca y que luego es persuadido por sus sirvientes de que esto no está bien por lo cual la cambia a una habitación, y le da todo menos libertad… Jasmin mantiene una relación con un ladrón, sucio y sin casa, que nos recuerda también a Robin Hood (cuya novia en la versión animada es literalmente una zorra por cierto). La Bella Durmiente se casa con un extraño que la besa mientras está inconsciente. Todas sabemos a que está jugando Cenicienta escapándose de la casa y mintiéndole al mundo para entrar en una fiesta, cuando vemos a la Caperucita Roja nadie escapaz de explicarnos ¿por qué va sola al bosque? ¿dónde está su mama?, Rapunzel se suelta el pelo y se lo arroja al primer hombre que ve bajo su ventana (un poco fácil la muchacha), Blanca Nieves es la mujer que vive con siete hombres, se encierra en su casa a comer, dormir y ver TV esperando que llegue un hombre a darle la vida que quiere y ni hablar de Wendy que adopta niños perdidos y piensa que puede hacer el papel de madre llegando incluso a tratar de transformar a Peter Pan en un candidato potencial para pasar el resto de su vida.

Algunos Cuentos de Hadas son los culpables de ciertos mitos que ponen raices en nuestra forma de pensar… hemos aprendido que el “poder del amor” puede cambiar a un hombre, que mientras mas bellas y virtuosas seamos pues más poder tenemos para hacerlo, confundiendo el poder sexual (por llamarlo de alguna forma) con el poder personal… chicas poder excitar a un hombre no tiene NADA que ver con poder femenino. El verdadero problema aquí es que el Cuento de Hadas no les enseña a las chicas cómo mantener al hombre a su lado, después de todo nadie sabe a que se refieren con “vivieron felices por siempre” porque en la realidad es imposible estar siempre feliz; por eso los hombres las dejan, como dicen por ahí, vestidas y alborotadas una vez que el misterio sexual se revela.
Enamorarse es fácil, mantener ese amor es el verdadero reto, y el Cuento de Hadas NUNCA nos explica esto. No hay nada más fácil que llamar la atención de un hombre, basta una falda suficientemente corta y unos tacones suficientemente altos (chicos no nieguen su superficialidad, todos somos así de básicos), ahora mantener el interés es otra historia.
La mayoría de las chicas no saben que el poder que en realidad tienen es el de hacerse felices, porque los Cuentos de Hadas les han enseñado que tienen que esperar que alguien más lo haga por ellas (un hombre el 99% de los casos). Crecemos escuchando cuentos de princesas y damiselas en problemas a las que un caballero de armadura brillante (o ropa de gala) viene a rescatar en su caballo blanco para regalarles la felicidad eterna… a muchas se nos quedan estas historias arraigadas y pasamos la vida buscando al “indicado” o creyendo que cualquiera que nos ayude es el perfecto.

No estoy diciendo que no se puede creer en el amor y que vivir en pareja felices por el resto de la vida sea imposible, estoy diciendo no son cosas que llegan y ya, son cosas que se deben  trabajar; pregúntenle a cualquier pareja que tenga más de 20 años juntos como lo logran y apostaría cualquier cosa a que la respuesta no tiene NADA que ver con un cuento de hadas. Es decir no podemos ser como cualquiera de estas “princesas” y sentarnos a esperar que llegue el correcto, porque primero no funciona así, y segundo ninguna tiene sangre real para poder darse el lujo de pasar el día entero simplemente esperando… evidentemente hay trabajo, estudio, vida, amigos, entre muchas otras cosas que no nos permiten aislarnos en una torre, bosque, castillo y demás.

El problema con los Cuentos de Hadas es que no nos enseñan a tomar el control de nuestras vidas, nadie nos dice que la clave está en nosotros ser nuestro propio caballero de armadura brillante. En el mundo como lo conocemos nada nos va a salvar si mantenemos el carácter pasivo, impotente y sumiso de estas princesas de cuentos, porque su incapacidad para actuar va a ser una piedra en el camino para cualquier meta que nos propongamos. Al igual que en Blanca Nieves, esta actitud lo único que puede generar es lástima (como ocurre con el cazador que decide no matarla) y seamos honestas ¿quién quisiera ser objeto de lástima? y peor aún ¿a dónde te mueve la lástima? pues… básicamente a ningún lado…

En fin… no culpo a Disney ni a quien mercadea estos Cuentos de Hadas por la posición pasiva que toma el género femenino cuando busca su “final feliz”; culpo a toda aquella mujer que decide tomar una actitud pasiva ante la vida porque lo único que aprendió de estos cuentos fue a sentarse y esperar que su príncipe azul venga a rescatarla, moverle el piso y llevársela al atardecer galopando en su caballo blanco. Yo por mi parte pues ya tengo mi propio caballo blanco para marcharme hacia el horizonte.

Mujeres “decentes” y niñas “buenas”

Hoy tuve un buen almuerzo y en medio de una buena conversación de mujeres me di cuenta de que tengo que hacer un llamado.

Tengo que hacer un llamado a todas aquellas mujeres que solo para demostrar su condición de mujeres “decentes” deciden seguir haciéndose las niñas buenas en la cama (en el donde sea que tienen sexo, que para estas chicas posiblemente es solo la cama).

Yo confieso que no entiendo a estas chicas que para mantener su imagen de niña inocente o mujer decente llenan sus momentos sexuales no “no, eso no” “no me toques ahí” “¿Qué haga qué?” “yo no hago eso”, entre muchas otras frases negativas que a ser honesta solo arruinan el momento cortando la creatividad.

El sexo es una de las cosas más básicas, instintivas, primitivas y carnales que el ser humano puede hacer; es el verdadero momento de ponernos en contacto con nuestra existencia más básica y animal y simplemente dejarte llevar hacia cualquier vía que te ofrezca el placer necesario para acomodar tu día, tu vida o simplemente ganarnos un orgasmo que nos relaje y calme nuestras hormonas.

Siempre he visto el sexo como la única situación en la que no se debe tener pena de nada, de hecho he comprobado que mientras más perdemos el control más pierde el control quien está con nosotros, por lo tanto cuál es el problema en simplemente dejarse llevar (siempre que se sienta bien).

La sociedad limita cada una de nuestras actividades diarias con normas, reglas, convenios y demás estructuras que existen para mantener cierto control y otorgar ciertas garantías a nuestra vida. Pero todos deberíamos aprender a borrar todo esto una vez que se cierra la puerta detrás de nosotros y nos entregamos al acto sexual (al menos así lo veo yo).

Si ya estás en eso, estás totalmente desnuda (salvo alguna pieza que quede para satisfacer algún fetiche de la pareja) ¿qué más puedes perder?.

Está bien hacer el amor de vez en cuando, pero también está bien una halada de pelo, pegada contra la pared, una que otra marca en el cuerpo y un poco de sexo brusco con muchas ganas y poca delicadeza; siempre es bueno salir de la cama, incluso del cuarto… atrévanse a hacerlo en la sala, la cocina, incluso el jardín, balcón o algún lugar al aire libre.

La conclusión de la conversación es que mujeres como yo, y mi compañera, preferimos que digan “imagínate lo que hizo esa loca que… blah blah blah” a que digan “esa mujer es lo más trancado de esta vida, ni me deja que la toque” (o cualquier variación que puede llegar incluso a decir que es como tirar con un cadáver).

Chicas, ¡dejen el miedo! No hay nada como  explorar todos los horizontes sexuales y poder sentirnos verdaderamente satisfechas. Además… no hay nada mejor que ver la cara de tu pareja cuando la sorprendes con alguna movida extrema que lo deja sin palabras, totalmente perplejo y evidentemente satisfecho. En pocas palabras: chicas dejen el tabú de lado, déjense llevar, y lleven a esos hombres a la mejor experiencia sexual de su vida solo con abrir la mente un poco.

Como dicen por ahi “La mujer perfecta es ser una dama en la calle, la señora de su casa y una fiera en la cama”