Tipología de Amigas

Las amigas vienen en variaciones innumerables, hay para todos gustos y colores, y TODAS tenemos un grupo de amigas compuestas por una diversidad increíble de tipos de amigas, de hecho hay amigas que entran dentro de varios de estos estándares. Si quieres clasificar tus amigas, aquí tienes un ejemplo de cómo las dividimos e identificamos nosotras (a través de frases, nombres o cosas que las representan)

La adorable (o el mundo es rosado y la vida es bella): es esa amiga ULTRA dulce, la que siempre nos escribe mensajitos rosados diciéndonos que nos quiere y lo especiales que somos, y por la que vivimos preocupadas porque no ve que el mundo no son solo mariposas, arcoiris y los unicornios NO existen. Siempre está cargada de buenas energías y tiene cariño demás para repartir… es justo la persona a la que llamamos cuando queremos hacerle una ridiculez a nuestra pareja, o simplemente endulzar un poco nuestro mundo; es esa persona que nos enseña que todo lo negro tiene un lado rosado y que la inocencia a veces nos trae un poco de felicidad.

La Reina del Drama: o la Drama Queen, ella vive en una de esas novelas baratas de canal nacional, o peor aún en una producida en Miami, su mundo es algo muy parecido a Univisión y está lleno de todas las intensidades que podemos imaginar. Te obliga a ser una buena amiga porque te toca sacarla de los huecos donde ella misma se encierra, te hace reflexionar y ver que las cosas no son tan malas como las vemos a veces porque cuando le das consejos terminas por creértelos tú también. Es básicamente el opuesto de tu amiga adorable.

Enamorada del amor: si el amor fuera una droga esta amiga sería adicta al Crack, la Heroína y la Coca todo al mismo tiempo, sin contar que fumaría y tomaría café como una enferma. Es como alérgica a la soltería o al menos a la soledad… el problema es que NUNCA puedes llevarle seguimiento a sus relaciones, porque no ha terminado con uno cuando ya comenzó con el otro, y ni hablar de cuando mantiene “negocios paralelos” porque a veces su “lista de ingresos” se sale de control. Pero el verdadero conflicto es que ama en exceso y sufre sin control, porque es capaz de amar hasta al envoltorio del chocolate que se comió hace un mes solo porque su “crush” del momento se lo regaló. Es la amiga que hace que surjan preguntas en el grupo como: ¡¿DE DONDE SALEN TANTOS HOMBRES?! Y es también la que nos muestra lo bueno y lo malo de tener el corazón abierto.

El alma de la fiesta: el reggaeton, la música dance, la changa y cualquier otra música bailable es el 90% del contenido de su iPod y con toda seguridad una rumba es lo que sena cuando te montas en su carro. La fiesta es su vida y no para de salir, al punto que te preguntas como logra coordinar rumbas 6 días a la semana mientras trabaja de 8:00am a 5:00pm. Conoce a los dueños (o mínimo el seguridad) de todos los locales de la ciudad y entra gratis, fácil y rápido a donde sea, de hecho la mitad de las veces que llegas con ella a un sitio sales con muchos tragos demás y poco dinero gastado, conociendo posiblemente a la mitad de la gente que estaba ahí o al menos con 10 contactos nuevos en tu celular… sin contar que cuando estás con ella bebes como un hombre y regresas a casa con la luz del sol. Es la amiga perfecta para matar un despecho e irse de vacaciones, con ella no te aburrirás jamás, pero te asegúrate de tener su mismo nivel de energías, porque no todas aguantan este desgaste.

La deportista: es esa amiga cuyas energías no se agotan NUNCA, siempre que le hablamos esta regresando del Ávila, terminando de trotar 10kms, saliendo del gimnasio, o cambiándose los tacones de la oficina por los zapatos de goma para una clase de Insanity, Cross Fit o cualquier otro ejercicio enfermo que esté de moda. Hay algunas que no solo son así, si no que son incapaces de ingerir cualquier tipo de comida chatarra o antojo de gordita (si es que no llega a ser vegetariana) y SIEMPRE está pendiente de tener agua y algún snack saludable a la mano. Es la amiga que nos hace no ser una morsa, vaca o cualquier animal de este tipo, nos levanta a las 7:00am un sábado para hacer cualquier tipo de actividad física y se inventa los planes de acampar en Semana Santa (o cuanta vacación se atraviesa)

La Cruda Realidad: es la amiga que básicamente te da una cachetada verbal cada vez que dices cosas como “lo extraño”, “lo necesito” o “no puedo vivir sin él”; es ruda, tan ruda como Jean Claude Van Damme o Steven Segal en cualquiera de sus películas de juventud. Es tu amiga admirada, la que NUNCA cae en un hueco por culpa de un hombre y nos enseña a no caer en sus trampas más obvias, es la que mientras lloramos desconsoladas porque “se fue el amor de nuestra vida” nos ve de reojo y nos dice que el problema es nuestro miedo a la soledad, que nos dejemos de estupideces, maduremos y sigamos adelante; es la amiga que no tiene miedo a decirnos algo que nos hará daño y demostrarnos que estamos siendo una niña de 10 años en lugar de la mujer independiente que podríamos ser. La odiamos a veces por su realismo brutal, pero suele ser la pastilla perfecta para curarnos de relaciones y situaciones que no nos convienen.

Las que siguen… bueno no son nuestras amigas como tal, pero siempre las tenemos alrededor… de hecho las mantenemos cerca de modo de defensa, como dicen por ahí los amigos cerca y los enemigos más cerca.

La fácil: si, es fácil, por no decir p****: Esta mujer ha pasado por tantos sitios que tiene hasta tarjeta de viajero frecuente, pero no es ni obvia ni tonta, porque sabe mantener experiencias y guardar la imagen de niña buena. Es decidida y perseverante,  SIEMPRE quiere conseguir lo que se le antoja y pasaría por encima de cualquiera para lograrlo, asi que chicas agarren duro a sus novios, amigos con derechos, machuques, etc; porque toda palabra que salga de la boca de esta chica es una indirecta sexual.

Jack el Destripador: esta es la de la puñalada por la espalda, es TAN traidora que no haz terminado de voltearte cuando tienes tremendo cuchillo clavado. Dice ser tu mejor amiga y ayudarte en todos tus problemas solo para conocer tus debilidades, escucha tus problemas de hombres solo para saber cuando tiene la posibilidad de aprovecharse del Fulano y llevárselo a la cama mientras se pinta como un inocente cachorrito ante el mundo.

La Bola Disco: es la que quiere brillar, pero necesita de las luces de los demás para hacerlo… es esa “amiga” que aprovecha cualquier debilidad para hacerla notar y cuenta tus peores historias en público solo para dejarte mal. No pierde una oportunidad para hundirte y aprovecha que estas en el suelo para pararse sobre ti y así verse más alta.

Deben haber MILES de tipos de amigas más, estas son las que nosotras consideramos más comunes. Aprovechen las buenas, cuídense de las malas, pero recuerden el Karma siempre funciona así que olviden las venganzas.

Mi amiga esta empatada con un idiota

Toda mujer en la vida ha tenido ese momento en que sale, se empata o hasta se casa con un idiota (yo puedo decir que he estado de ambos lados de esta historia). Y toda amiga en la vida ha tenido ese momento de desesperación en que quiere gritarle a su pana “AMIGA! TU NOVIO ES UN IMBÉCIL!!!”… muchas lo hacemos, otras dejamos que cada quien se de cuenta, porque estamos clarísimas de que no bastan nuestras palabras para convencer a nuestra pobre y querida compañera.

Todo comienza con una llamada, respondemos y lo único que escuchamos es un quejido de ultratumba proveniente de quien sabe que creatura mítica y que resulta ser lo que queda de la voz de nuestra amiga después de 10 horas continuas de gritos, llanto y peleas con el susodicho. Vale acotar que si te dieran un bolívar por cada llamada de esta que haz recibido serías millonaria (y esto no es más que una prueba de lo idiota que es el novio de tu amiga, y ella también por cierto…).

Pero omitimos estos antecedentes y dejamos que nuestra amiga hable y nos cuente a qué nivel del Imbecilómetro ha llegado el susodicho esta vez y respondemos con los típicos “EN SERIO?!” “No lo puedo creer” “QUE BOLAS!!!” cuando en verdad es que ya nos parecía raro no haber escuchado de alguna animalada llevada a cabo por semejante personaje.

Y toda esta patraña de falsas sorpresas por los nuevos logros del imbécil desemboca en una pregunta que siempre nos hacemos: ¿tú me entiendes verdad?. Pues NO amiga, NO TE ENTENDEMOS, y no podemos ponernos en tu lugar, porque si bien hemos estado en el mismo sitio lo más probable es que en el instante en que no somos las víctimas se nos olvida que hemos sido igual de estúpidas y que en otra ocasión tu eras quien estaba al otro lado del teléfono tratando de hacernos entrar en razón (vale acotar que a ti también se te olvidó)

Esto SIEMPRE viene seguido de un “¿amiga, y ahora que hago?”, pregunta a la que TODAS quisiéramos responder “TERMINARLE!!! Y desaparecerlo completamente de tu vida” llegamos incluso  querer proponer algo como atropellarlo con el carro, o lanzarlo al Metro… pero la respuesta siempre será “Lo que tu quieras amiga, tu sabes que cualquiera sea tu decisión yo te apoyo” lo cual no es completamente cierto porque si decides volver vamos a querer ahorcarte, pero solo por un rato.

Otra frase que saldrá a relucir en estas conversaciones es el “Te juro que esta vez terminamos” o “ahora si se acabó”, MENTIRA!!! Todas sabemos que va a tomar unos 30 días más, 10 peleas, 15 reconciliaciones y 5 fracasos totales para que se acabe. Nos encantaría pensar que es cierto, o que volverán y serán felices, pero después de 10 malas experiencias, imbelicidades y ningún cambio de actitud esto sería como pensar que un día chocaremos en un pasillo con un hombre del aspecto de Brad Pitt y el corazón puro de un niño de 3 años.

Lo que más nos rompe la vida es que después de esta conversación vamos a ser nosotras las de la esperanza de que nuestra amiga entró en razón, con el grupo de “Odio a Menganito” en Facebook y las miradas terribles cada vez que lo veamos… y vamos a ser nosotras las exiliadas de tu vida cuando vuelves con el.

Las dejo con esto entonces…

Amigas del mundo (y mujeres que igual que yo han tenido un imbécil como novio) TODAS deberíamos hacerle el favor a la comunidad de animarnos a decirle la verdad a nuestra compañera, aunque vayamos a ser exiliadas y brutalmente ignoradas.

Por otro lado: Chicas que estan en una relación con un idiota… DESPIERTEN!!! La vida ya tiene suficientes problemas como para involucrarnos con un hombre que solo nos da uno (o miles) más. Hay una regla esencial en finanzas que es la relación costo/beneficio (todas sabemos lo que estas palabras significan) así que APLIQUENLA, si los costos son más altos que los beneficios corten el suministro de dinero a ese negocio. Solo termina con ese imbécil, te prometemos que no te vas a morir… la que probablemente se muera es tu amiga, pero de la alegría por seguir en este constante desgaste.

Hablemos de Infidelidad

Hay muchas razones por las cuales la gente engaña a sus parejas (así como hay muchas por las cuales NO lo hacen). Podemos decir que las razones dependen del sexo, las mujeres y los hombres son dos universos totalmente diferentes, y las razones por las que son infieles son igual de distintas.

Con el tiempo me he ido dando cuenta de que hay varios factores que son comunes a ambos sexos. La primera razón por la que la gente puede ser infiel es por puro y simple aburrimiento, para mantener esa “intriga” y esa “emoción” o mejor dicho para obtener cierto suspenso dentro de la relación (el hecho de que esto pueda parecer una razón estúpida no lo hace menos cierto).

Hay quienes engañan por dependencia, o mejor dicho para tratar de comprobar su condición de “independencia”; andar con alguien más (o con unas cuantas personas más) puede parecer como una demostración de lo independientes que somos de nuestra pareja, pero esto es solo un engaño, porque al final del día como TAN dependientes que no podemos dejarla.

También nos conseguimos a quienes engañan por simple confusión, un impulso del momento, una pérdida de control o incluso un no saber dónde están parados dentro de la relación.

Hay quienes lo justifican bajo la premisa de que “es muy fácil” es decir, sabes que tu pareja lo perdonaría (si es que llegase a darse cuenta), es aquí donde se pierde el respeto y la infidelidad se hace un hábito (cosa que he visto suceder DEMASIADAS veces).

Una razón que no se puede dejar pasar es la venganza, que cae básicamente en el mismo punto anterior: no hay respeto, tu me engañaste ahora yo me busco con quien hacer lo mismo.

La baja autoestima puede influir también… cuando la pareja hace que el individuo ya no se sienta seguro de si mismo, físicamente atractivo y deseable, este puede acudir a otros sujetos para confirmar estas cualidades sobre su persona.

Y por supuesto no podemos dejar de lado a todos aquellos adictos a la adrenalina que lo hacen únicamente por la emoción y el peligro de ser descubiertos.

Como habíamos mencionado hay varias razones (que están directamente relacionadas con las que ya dijimos) que dependen del género de quien engaña.

Las mujeres suelen engañar por:

  1. Falta de sexo: las mujeres quieren sentirse deseadas, la falta de sexo puede ser tomada como falta de deseo de parte de su pareja, y esto baja la autoestima entre muchas otras consecuencias y crea una serie de inseguridades que las pueden hacer recurrir a otra persona que no pueda mantener sus manos alejadas de su cuerpo.
  2. Simple necesidad de comportarse como “la chica mala”: lo cual puede estar comprendido dentro de la categoría del aburrimiento.
  3. Baja autoestima: el sexo hace que las mujeres se sientan más sexys, así que cuando no se sienten así, pueden ir a buscar sexo en cualquier parte.
  4. Venganza: no creo que esto necesite una explicación
  5. Falta de intimidad: No es solo el sexo lo que hace que las mujeres se sientan conectadas, son los besos, las caricias e incluso las largas conversaciones que todo hombre quiere evitar… si tu no se lo das a tu pareja, quizás alguien más si esté dispuesto.
  6. Falta de apreciación: toda mujer que NO sienta aprecio irá a buscarlo en otro lado.
  7. El sexo monótono: tener sexo no es suficiente, la rutina puede matar toda la pasión y que una persona extra ofrezca una ruptura de la misma suena como una perfecta vía de escape.
  8. Lo ven como una salida de emergencia: es más fácil establecer una nueva relación que modificar y arreglar una vieja.

En fin, si lo vemos en general las razones tienen que ver o con su lado emocional, su autoestima o la falta de comunicación; no tiene que ver directamente con el líbido. Por lo tanto la manera más fácil de evitarlo es mantener una comunicación eficiente y mantener “viva la llama” como dicen por ahí.

Por otro lado los hombres tienen razones diferentes…

  1. Genética: los psicólogos evolucionistas hablan de que el hombre tiene el adulterio en sus genes de forma de asegurar la supervivencia de la especie; y hay hombres que se escudan en esto.
  2. Su chica no les da suficiente sexo: aparentemente las relaciones largas bajan el sex drive de las mujeres y esto puede hacer que los hombres “se desvíen”
  3. Por Venganza: lo mismo que la mujer, ojo por ojo básicamente.
  4. El reto y la emoción: hay hombres que consideran a las mujeres como “trofeos”; hay quienes no pueden resistir la tentación de la persecución.
  5. Simplemente porque pueden: ojos que no ven, corazón que no siente. Hay hombres que piensan que pueden hacerlo sin que su pareja se entere, así que lo hacen sin problemas.
  6. Autoestima: nada hace crecer el ego como descubrir que otras mujeres también te desean
  7. Se presentó la oportunidad: es lo más básico, lo hacen porque tuvieron el chance.
  8. Una novia que no para de quejarse: peleas y quejas constantes frustran y el hombre busca un escape.
  9. Las mujeres se lo permiten: lo hacen porque saben que los van a perdonar fácilmente y que no habrán consecuencias.
  10. Ya su mujer no les excita (por mas horrible que suena esa palabra): o de una forma más coloquial ya no le tienen ganas a su chica.
  11. Falta de amor: creo que esto no necesita una explicación.

Básicamente un hombre es infiel porque no está satisfecho con su relación; en el caso de los hombres el engaño no es más que el reflejo de un problema más grande o una falta de sinceridad y dependencia que los hace seguir en una relación que no funciona.

La pregunta que queda es:

¿Los infieles son siempre infieles? O es una cuestión de problemas dentro de una relación.

A los hombres se les olvida

He llegado a la conclusión de que a los hombres a los 21 años cumplen su mayoría de edad a nivel mundial y (quizás por efectos del alcohol) se les olvidan una cantidad de cosas que toda mujer debería estar en capacidad de EXIGIR en una relación. No entiendo por qué pasa, pero definitivamente también tenemos culpa nosotras mujeres que simplemente nos adaptamos y acostumbramos a estas fallas y faltas.

Chicos déjenme decirles que NADIE se ha muerto por agarrarle la mano a una mujer mientras camina, o por ayudarla a levantar del suelo. Déjenme aclararles también que por más que somos “mujeres grandes, independientes y fuertes” queremos que nos pregunten si necesitamos algo, nos traigan lo que pidamos de tomar o lo que nos provoca comer (así sea que le demos el dinero para comprarlo).

Saben esa burla de los amigos de que te tienen “sometido” porque prefieres pasar una noche acostado viendo una película en lugar de salir con ellos, déjenme decirles que eso es envidia, porque ellos saben que al final de la película (o en medio) lo más probable es que tu termines teniendo sexo, mientras que ellos tienen menos de un 10% de que su salida de “machos” termine así. No sé si se han dado cuenta, pero en esas escenas ultra románticas de esas películas SÚPER cursis que la mayoría de ustedes pueden odiar, la mujer está más vulnerable que nunca a caer bajo sus encantos y hacerse creer a si misma que ustedes son igualitos a ese hombre perfecto por el que la protagonista llora.

El baile también suele ser un tema… te informo que si a tu novia le gusta bailar, ella va a esperar que bailes con ella… así como te puedo asegurar que si bailas malísimo va a ser todavía mejor (sin contar los puntos que ganas por haberte parado a hacer el ridículo con ella sin darle mayor importancia). Aparentemente a los hombres después de los 21 también se les olvida que es mejor hacer el ridículo con una mujer en la pista de baile, que verse ridículo con sus amigos sentados al borde de esta. Vale acotar que también se les pasa por alto el hecho de que si tú no bailas y tu novia si, NO PUEDES quejarte de que ella baile con alguien más.

A los hombres después de cierta edad también se les olvida lo adorable que puede ser un beso en el cachete y la cantidad de puntos si lo hacen de forma espontánea y ni hablar de frente a la gente. No es que nos encante una muestra pública de afecto, es que nos encanta que a ti NO TE IMPORTE mostrar algo de afecto en público a pesar de las posibles miradas feas y burlas de tus amigos. Lo mismo ocurre con los abrazos, después de los 21 la mayoría de los hombres se vuelven las personas más frías del planeta y un abrazo no es más que un saludo y a veces si tenemos frío podemos conseguir otro.

En fin, no es falta de romanticismo, estoy convencida que es ese impulso estúpido y esa convención ilógica de lo que “ser hombre” significa. Señores les aseguro que no serán más o menos hombres por hacer este tipo de cosas… lo siento, si, si serán menos hombres, pero por NO hacerlas porque como dicen por ahí “hombre es aquel que tiene una sola mujer y la mantiene contenta” y déjenme decirles (por experiencia propia) puede ser que una mujer decida aguantar la falta de estos gestos, pero eso no significa que esté contenta.

Nuevo “servicio” de P&R (Q&A)

Por petición de uno de nuestros lectores, aquí les dejamos una página de Preguntas y Respuestas (a través de ask.fm) para que puedan hacer todas las preguntas que quieran, nosotras con todo el gusto del mundo les responderemos.

Demás está decirles que estamos abiertas a cualquier tipo de preguntas, solo tienen que estar preparados para las respuestas, porque todos sabemos que aquí las cosas pueden salirse un poco de control.

Sin más que decirles… aquí se los dejamos:

http://ask.fm/CuentosDeMujer

Frases para terminar en paz

El asunto con el “no eres tu, soy yo” es que suele ser EXTREMADAMENTE efectivo para terminar una relación, porque honestamente ¿quién puede tener algún argumento en contra de esta razón?. El problema es que no podemos simplemente irrespetarle la cara a nuestra pareja usando un cliché  abusado y desvirtuado del libro. Por eso te traemos formas “secretas” de utilizar estos clichés, obteniendo el mismo argumento irrefutable para salvarte de una explosión de drama, lágrimas y solicitudes de segundas oportunidades (sin contar la pregunta típica: ¿Qué hice mal? O ¿Qué puedo cambiar para que quieras seguir conmigo?) y evitando ser tan crudo que causes una situación dramática (sin contar todas las consecuencias que trae una terminada incómoda).

Aprende a terminar “fácil” usando estas frases para no dejar a tu ex totalmente dañado, si no levemente roto al disfrazar lo que en verdad quieres decir:

En lugar de decir DETESTO todo el esfuerzo que me toma convivir contigo… y a tus amigos… sin contar los deportes que te gustan y la ropa que usas. Prueba usar: “No creo que nuestros estilos de vida sean compatibles”

Cambia el yo no puedo cumplir con tus exigencias porque eres un neurótico, obsesivo, perfeccionista y de verdad me merezco alguien que me joda menos que tu por un: “Yo no puedo darte lo que necesitas para ser feliz, tu te mereces algo mejor”

No digas  me volviste loc@ y ya no se ni quien soy, gracias por tratar de cambiar TODO lo que te no te gustaba de mi personalidad, y lo que te gustaba también. Usa mejor: “En este momento no entiendo como me siento y necesito averiguarlo para no hacerte daño”.

No menciones que no te vez a futuro con esta persona y que no entiendes sus exigencias constantes, di:  “No puedo satisfacer tus expectativas a futuro”.

Nada de decir mis proyectos a futuro no te involucran, vete mejor por un “Mis proyectos a futuro son tan inciertos que no quiero arrastrarte en mi caos”

Jamás hagas referencia a que te gusta alguien más, o a que aquella noche que tu pareja no quiso acompañarte a algún concierto, salida, bar, o plan en general conociste a alguien que es básicamente todo lo que haz querido. Habla mejor de “tenemos intereses muy diferentes, y de verdad creo que tenemos que buscarnos gente mas compatible”.

Sabemos que muchas de estas excusas son igual de cliché, pero también  te aseguramos que te salvarán de preguntas eternas, explicaciones interminables, y lágrimas indetenibles.

También hay ciertas cosas que NO DEBES decir (y que varias las he escuchado de personas cercanas).
Nada de desvirtuar las habilidades sexuales de esta persona, prohibido decir “necesito mejor sexo”, “todo lo fingí” y cualquier variación. Prohibido también hacer referencias como “el problema es que mi cacho quiere una relación seria y francamente es mejor que tu”, o “nadie en mi familia o amigos quiere que siga contigo”, “conoci a alguien que me gusta, no como tu que ya me cansas”.

Pero por encima de todo esto, lo que definitivamente debería ser ilegal decirle a alguien que quiere continuar una relación que ya no nos interesa es: “si quieres seguimos, pero yo ya no te quiero”.

No me pidas que me calme…

Hoy solo quiero dar un consejo a todos mis amigos hombres que van perdidos por la vida y en plena discusión no dicen las cosas correctas agravando su pelea con la novia, amiga, mamá o cualquier otra mujer con la que interactúen.

Chicos… no importa que tan fea se ponga la situación, que tan molestos estén o que tan horrible sea la actitud de la mujer frente a ustedes ABSTENGANSE TOTAL Y COMPLETAMENTE de usar la frase “vamos a calmarnos”, “cálmate”, o cualquier variación (especialmente si va más de la mano con algo como “estás histérica” o “deja la histeria”).

No hay NADA que vaya a encender más la pelea que cualquier implicación de que la mujer delnte de ti esta totalmente fuera de control (así sea cierto). Una mujer a la que se le pida que se calme solo va a tener una reacción o respuesta: “estoy calmada” (junto con un incremento exponencial de su mal humor).

El problema está en que cualquier variación de estas frases implica que la mujer esta siendo dramática o sobre reaccionando ante la situación y hablarnos así es simplemente condescendiente y básicamente una falta de respeto (si, muchas veces somos culpables de drama e histeria, tu también puedes ser culpable de cosas que no quieres que te recuerden a menudo).
Esta comunicación “pasivo-agresiva” solo nos hace entender que nos consideras irracionales, histéricas, dramáticas y muchas otras cosas (que si bien muchas veces pueden ser ciertas, no queremos que se relacionen con nuestra forma de ser) por lo tanto DETESTAMOS que nos acusen de tener este tipo de “cualidades” y no hay nada peor para demostrarle a una mujer que la vez así que pedirle que “se calme” en medio de una discusión.

Se preguntarán entonces ¿Cual es la solución en esta situación de conflicto?… Básicamente no hay una fórmula mágica, admitan su error de ser necesario, pidan disculpas (así sientan que no deban hacerlo), traten de hacer un llamado a la razón en medio del caos manteniendo la calma ustedes, o quizás simplemente dejen que perdamos la cabeza un rato y cuando se calme la explosión vuelvan a lidiar con la situación.