Manías y Mañas Sexuales

Todos tenemos manías extrañas como no poder comer si nuestros alimentos se mezclan, la posición favorita para ver TV (y para sentarse en la computadora que suele ser igual de particular), nuestras costumbres en el carro, hablar con nosotros mismos cuando estamos solos, entre muchas otras mañas que vamos descubriendo y que con la edad suelen ser más recurrentes.

En el sexo pasa lo mismo, con el pasar del tiempo me he conseguido con una cantidad de cosas que los hombres hacen durante el sexo (porque las he vivido o por referencia de alguna amiga) que hacen de cada encuentro una situación particular. Estas manías pueden ser atractivas, extrañas, repulsivas o simplemente graciosas; pueden mejorar la experiencia sexual, o dañarla por completo, pero esto ya depende de la persona y la situación. Lo cierto es que son estas mañas las que han marcado cada encuentro (o época) sexual y harán que nunca lo olvidemos.

De todas estas manías solo hay una que es verdaderamente inaceptable: el hombre que se lanza al acto sexual sin ningún tipo de juego previo, creo que a TODAS las mujeres nos ha tocado alguien así, y a no ser que sea un rapidito déjenme decirles chicos que esta conducta es totalmente inaceptable (cuenta como juego previo conversaciones sucias en camino al encuentro, o ese tipo de juegos que “calientan” la situación).

Hemos tenido también al chico que solo lo hace con las luces apagadas, y cuando decimos que SOLO lo hace con las luces apagadas nos referimos a que NADA funciona ahí abajo mientras las luces estén encendidas o haya luz del día. Esto es GRAVE por varias razones, primero nos hacen sentir demasiado poco atractivas y sexy, que la imagen de nosotras sin ropa (o con poca ropa) no sea suficiente para despertar su libido y levantar a su amigo es un golpe a nuestra autoestima. Claro está que muchas veces esto ocurre no por falla nuestra, si no por inseguridad de este hombre con el que nos fuimos a la cama, cosa que tampoco suele ser muy positiva, porque el hombre que es inseguro en la cama no suele hacer muy buen trabajo satisfaciendo las necesidades de la mujer que le acompaña. Además muchachos, ¿las luces apagadas?, ¿de verdad? ¿No es mejor dejarlas encendidas y disfrutar de cada momento con todos los sentidos?Hay otra maña que puede ser un poco frustrante (aunque muchas veces se disfruta demasiado), cuando un chico se tarda DEMASIADO en acabar (nótese que no estamos diciendo que se tarda, si no que usamos la palabra demasiado) el asunto se puede volver incómodo. Está bien que de vez en cuando sean una máquina sexual inagotable y capaz de mantener una erección sin acabar por horas; pero si esto es una situación de todos los días el sexo se hace agotador. Si bien podemos tener múltiples orgasmos gracias a esto llega un punto en que la lubricación ya no es la misma, las energías son demasiado bajas y el asunto se torna aburrido e incluso un poco doloroso y lo que provoca es lanzarnos sobre la cama al mejor estilo de un cadáver o muñeca inflable y que ustedes “hagan lo suyo”. Además está el punto de que nos hacen pensar que no están disfrutando tanto como nosotros (por eso es frustrante) y que somos “incapaces” porque no logramos hacerlos acabar.

Vale acotar que aquel que SOLO lo hace con las luces apagadas es equivalente a la mujer que se desviste y corre a taparse con las sábanas (cosa que el hombre que apaga las luces también suele hacer).

Es cierto que hablar sucio suele excitarnos y aumentar el disfrute sexual, claro todo depende de la forma en que se haga; en lo particular me ENCANTA que me hablen sucio así como me encanta hablar sucio. En este ámbito tenemos varias costumbres extrañas… algunas increíblemente buenas, otras que depende de la mujer con la que estén puede trabajar a su favor o en su contra y otras que honestamente nos hacen mordernos los labios… para no reírnos.

Pero comencemos por una conducta INACEPTABLE que viene vinculada con el hablar sucio… una vez estaba con un chico que me pedía que me callara porque estaba haciendo mucho ruido, definitivamente he pensado que a él nadie le explicó que la mujer hace ruidos cuando la está pasando bien, y que mis ruidos deberían haberle indicado que estaba disfrutando. Obviamente hasta ese momento llegó mi disfrute, les juro que a partir del momento en que me pidió que “dejara de hacer tanto ruido” se me quitaron las ganas de hacer ningún tipo de ruidos y solo quería que se acabara esa tortura.

El masculino de este caso TAMBIÉN es una manía terrible; tengo una amiga que se encontró con un hombre que no hacía sonido alguno durante todo el acto sexual. Entendemos que los chicos no hacen tanto “ruido” como las chicas, que minimizan sus gemidos y sonidos de disfrute (por llamarlos de alguna forma) porque alguien les dijo que hacer este tipo de ruidos es poco masculino, o quizás porque simplemente no les nace; pero no tienen idea de lo mucho que excita a una chica cualquier tipo de sonido, ruido o palabra que sean capaces de emitir en ese momento; a mi en lo particular me vuelve loca que mi pareja diga mi nombre, suspire, haga algún tipo de gemido o me dice lo rico o bueno que se siente lo que estoy haciendo. Además no saben lo sucias (en la mala manera) que nos hacen sentir si nosotras gemimos, hablamos y decimos mientras ustedes se mantienen en total silencio, nos privan de todo tipo de expresión porque sentimos la necesidad de reprimir todas aquellas cosas que queremos decir y se corta por completo la creatividad y se daña el ambiente del momento.

Otra manía con la que nos hemos encontrado (y que nos ha encantado) son los chicos que hablan. He escuchado de un chico que dice “rico, rico, rico” durante todo el acto sexual, si bien esto es algo de lo que me reí demasiado cuando me lo contó por ser particular tengo que admitir que ¡al momento del sexo es algo increíblemente excitante! (de hecho mi amiga afirma que ese ha sido el MEJOR sexo de su vida), saber que el chico está sintiendo lo mismo que nosotras es algo que nos pone todavía más. Esto solo se vuelve gracioso cuando nosotras no estamos sintiendo el “rico, rico, rico” tanto como él, porque nos aparece un poco fuera de lugar… y puede ser dependiendo de la entonación y el ritmo por decirlo de alguna forma; si el chico lo dice súper rápido y en una voz poco profunda el asunto se puede volver un poco caricaturizado; cosa que me ha pasado, y confieso que tuve que morderme los labios para no estallar de la risa.

Dentro de los hombres que hablan tenemos otros personajes que son muy particulares. Algunos dan risa, otros simplemente son raros y dependen de lo que a la chica le guste.

Nos hemos encontrado con chicos que en pleno acto sexual se deciden a insultarte, te llaman perra, zorra, sucia, entre muchas otras cosas; esta costumbre tiene variaciones como pedirte que seas tú quien dice “soy una perra” o una zorra o “me siento demasiado sucia” y otra variación que es el típico dime que eres MI zorra, o MI perra. Dentro de esta misma categoría entra el que te pregunta ¿eres mi perra? O ¿eres mi zorra?, pero en lo que tiene que ver con chicos que preguntan cosas vamos a caer más adelante. Este caso va a depender mucho de la mujer que es víctima de estos insultos, hay chicas a las que le gusta; tengo que confesar que habían días donde me dejaba llevar y disfrutaba de ese momento en que me halaban el pelo y me obligaban a decir que era su zorra, pero el ambiente para que esto resulte es muy particular, no cualquier persona puede lograr que la otra se sienta cómoda prestándose para este juego y definitivamente es algo que va mas ligado al sexo casual o de amigos con derechos que a una relación de pareja estable.

Una amiga se encontró con un chico que solo hablaba de tetas enormes durante el acto sexual (vale acotar que la chica que estaba con él no era una mujer de senos grandes, pero esto parecía no importarle). Este chico era bastante particular porque mezclaba su tema de tetas grandes con los insultos de los que hablamos antes para lograr gritos como “perra, zorra ¡¡¡TETAS ENORMES!!!” cosa que como pueden suponer lo que causa es una risa increíble.

En el mismo ámbito de los chicos que hablan durante el sexo nos encontramos a los que hacen preguntas. No nos entiendan mal, preguntar ¿te gusta? O ¿así? Es válido, de hecho es una forma totalmente perfecta para ir liberando la lengua y comenzar a hablar sucio, así que apoyamos totalmente a los chicos que se preocupan por saber si están haciendo las cosas bien. Pero (siempre hay un pero) saben ese dicho de “no hay preguntas estúpidas” bueno, durante el sexo si hay preguntas estúpidas (así como hay estúpidos que preguntan), por ejemplo, sabemos de un chico que preguntó si lo podía hacer más rápido; honestamente hombres ¿Puedo darle más rápido? NO ES UNA PREGUNTA LÓGICA, esas son cosas que se hacen y YA, ¡¿cómo van a preguntar semejante estupidez?!. El mismo chico preguntó en otra ocasión: ¿Puedo cambiar de posición?… ¿será que necesitaba direcciones? Hasta Wikipedia debe considerar eso como una pregunta extremadamente estúpida; no quiero insultar al muchacho porque lo conozco y lo aprecio, pero POR DIOS, lo único que lo salva es que tenía 18 años.

Dentro del mismo ámbito de las preguntas fuera de lugar tenemos a un chico que una vez preguntó si podía insultar a la chica o darle cachetadas. Chicos, ese es el tipo de cosas que se hacen, lo peor que puede pasar es que la mujer te pida que no lo hagas de nuevo, el asunto es que preguntándolo van a tener que pasar por el momento de pausa porque honestamente en ese estado no entendemos mucho lo que nos están diciendo, luego la cara de que no entendemos de dónde viene esa pregunta (cuando la repiten), seguida de la pausa en la que estamos considerando si nos gustaría o no, y por último una respuesta que probablemente no suene muy convincente; mientras que si lo hacen nosotras ahí mismo vamos a saber si nos gusta o no y simplemente procederemos a actuar con respecto a esta decisión. El problema con las preguntas es que primero te hacen quedar como si no estuvieras muy claro de lo que estas haciendo (y a NADIE le gusta un hombre que no sabe lo que hace) y segundo toman más tiempo por lo tanto es una pausa en medio del acto sexual, si estamos disfrutando ¿quién quiere parar?

Ya saliendo del tema de los chicos que hablan durante el sexo, nos hemos encontrado con otras situaciones bastante particulares que honestamente nos dejan pensando muchas cosas, entre ellas: ¿Qué carajo le pasa a este tipo?, si algunas son sexys, pero las demás son raras, ni buenas ni malas simplemente raras.Yo me he encontrado también con el chico que esta obsesionado con que le digas que “eres solo suya” o que tus partes son solo suyas, digo partes porque hablan desde los ojos hasta la vagina, así que prefiero resumir; la verdad chicos es que esta no es una conversación que queremos tener en un momento como ese, y para ser honesta en ese momento diremos que si para salir del paso, así al día siguiente le digamos lo mismo a alguien más; así que, por favor, no nos obliguen a mentir. Esta actitud (al menos para mi) es básicamente nula, no tendrás ninguna reacción positiva o negativa, solo una respuesta para salir del paso y si la chica no es tu novia puede salir corriendo porque nadie quiere esa presión de “posesión” cuando el único objetivo es divertirse.  (NOTA: preguntarlo una vez cada tanto está bien, la recurrencia es lo que hace que las chicas huyan)

Una amiga andaba con un chico que no se atrevía a besarla si no le hacía cosquillas primero… suponemos que es para romper el hielo, pero también suponemos que después de la tercera vez ya no necesitarías romper el hielo.

Se de uno que vivía del fetiche de tener relaciones con una mujer que tiene los tacones puestos. Entendemos que es sexy pero, primero, no siempre andamos en tacones; y segundo creo que no tienes idea de lo difícil que es moverse en la cama de forma sexy cuando nos sobran 10 cms de tacon que se enredan en las sábanas, entre muchos otros sitios. Y por último, no sabes el riesgo que corre tu amigo cuando tiene stilettos cerca, el resultado de un mal movimiento puede ser extremadamente desagradable.

Estuve con uno que TENIA que dejarse las medias puestas porque le tenía una especie de fobia a los pies. La pregunta acá es ¿cómo logras sobrevivir teniéndole fobia a los pies?, puedes usar medias todo el día pero cómo haces para bañarte, ¿no miras hacia abajo? Porque el problema no eran solo mis pies, eran TODOS los pies. Además, no hay nada más sexy que tocar a la otra persona con los pies en ciertas posiciones sexuales, y esto pierde un poco el sentido si tenemos medias puestas.

Y para terminar una que de verdad me desconcertaba y me hacía querer destruir las cosas a mi alrededor al mejor estilo de Godzilla en  Nueva York. Tuve un chico que al momento de quitarse la ropa se tomaba el tiempo y la molestia (era bien molesto de verdad) de doblarla y colocarla de forma que no se viera el desorden; solo diré ¡¡¡POR AMOR A DIOS!!! ¡¿de verdad?! Les juro que la primera vez que lo vi solo pude pensar “tu me tienes que estar jodiendo” y tuve que morderme los labios para no decirlo o reirme de lo ridículo de la situación. Puedo entender que seas fanático del orden, lo que no puedo entender es que no puedas esperar unos 30 minutos para recoger las cosas; de verdad era algo que mataba el momento.

Sabemos que es difícil descifrarnos, y saber qué hacer y que no, por eso le dejamos estas anécdotas  que deberían ayudarlos y hacerlos reír,  porque entendemos que  las mujeres somos un universo paralelo.

Cosas que NO debes decirle a alguien soltero

Hay quienes disfrutan de su soltería, mientras que hay quienes la sufren. De igual forma hay varias cosas que NO debemos decirle a alguien soltero, porque pueden ocasionar una mala respuesta (o al menos una respuesta NO esperada). Aquí te dejamos las frases que NO debes decir, y sus posibles respuestas (si el soltero decidiera ser verdaderamente sincero).

1. Y entonces ¿Por qué estas soltero?

Quizás porque no me baño, odio los cachorritos, los bebes y todo aquello que sea “cuchi”

¿Qué piensa la persona que hace esta pregunta? Si, es cierto que hay quien está soltero por elección, pero la mayoría de las veces la respuesta va más hacia un “quien me gusta no me para” o “me terminaron” o “no he superado a mi ex” cosa que NUNCA es agradable decir (menos si hay poca confianza) y que tampoco es muy agradable escuchar.

2. Solo tienes que divertirte

GRACIAS! Acabas de resolver TODOS mis problemas, y pensar que yo estaba pasándola mal apropósito

¿De verdad piensas que alguien ha decido pasarla mal? Quizás la persona esta tratando de divertirse y tu simplemente no haz visto el esfuerzo, es cierto que no hay preguntas estúpidas, pero si tuviéramos que hacer un libro de consejos estúpidos este estaría en primer lugar, porque simplemente no podemos creer que haya alguien que NO esté tratando de divertirse.

3. Simplemente no estaba destinado a ser

GRACIAS de nuevo, estaba rogando por conseguir a la persona que conoce todos los planes del universo, cuéntame cómo voy a saber quién es el (o la) correcto.

Es OBVIO que no era “el destino” o que no debía ser, porque simplemente ya no fue, pero que nos lo recuerdes no ayuda en NADA, de hecho es más un recordatorio de que una vez más nos equivocamos con “quien no era el correcto”. Siempre será mejor callarse si no tienes nada positivo que decir, hasta el cliché “tú te mereces algo mejor” es más apropiado que esto…

4. Pasará cuando menos lo esperes

¿Cuánto es menos que NUNCA?

Entiende que si la persona es soltera (no por decisión)  y lleva mucho tiempo así quizás ya ni siquiera lo está esperando y una frase como esta no ayudará en nada.

5. Hay muchos peces en el mar

Gracias, una vez más, por restregarme en la cara mi poca habilidad para conseguir pareja.

Decirle esto a una persona (aunque la intención sea darle a entender que tiene miles de opciones) es recordarle lo malo que es pescando, es decir: tenías miles de opciones y escogiste mal, y no solo escogiste mal si no que ahora las 99999999 opciones que te quedan no logras atraerlas. Es mejor consejo decirle que le dé tiempo al tiempo (lo cual NADIE sabe muy bien que significa) que decirle que tiene una infinidad de posibilidades y aparentemente no es suficientemente bueno para que ninguna se dé.

6. Eres demasiado quisquilloso

¿Me estás diciendo que me conforme?

Es cierto que hay quien es DEMASIADO quisquilloso y que un mínimo detalle lo usa como pretexto para acabar con cualquier posibilidad de relación, esto es un problema porque NADIE es perfecto y esperar la perfección solo nos va a decepcionar. Pero usualmente lo que le transmites a las personas es que deberían conformarse con lo  primero que les llegue en la vida, haciéndoles ver que no son suficientemente buenos como para obtener lo que quieren en una pareja.

Y bueno… además de estas frases hay otras que ni siquiera necesitan un explicación del por qué no deben decirse… así que acá se las dejo con la posible respuesta…

7. Quizás no haz intentado suficiente

¡DEBE SER ESO!!!  Déjame descifrar todo el rango de gustos, atracciones y emociones humanas para intentarlo de nuevas maneras.

8. Tu pareja perfecta debe estar por ahí, solo que todavía no te ha encontrado

¡¡¡CIERTO!!! Mejor me siento aquí a esperar que llegue a mi en lugar de seguir buscando

9. Pero si tu eres super atractivo (a) ¿Cuál es el problema?

A ver… cómo contestas a eso sin quedar mal tu o hacer quedar mal a la otra persona… de hecho ¿cómo contestas a esto sin hacer que ambos pasen por un momento incómodo?

10. ¿Cuándo te casas?

No se… quizás cuando sea capaz de mantener una relación por más de un año, o cuando este suficientemente ebrio en Las Vegas

11. Pero si tu eres bella (o), te apuesto a que si pierdes pero te consigues una pareja

Gracias por decirme que soy súper interesante y tengo una gran personalidad… y que mi cuerpo es TERRIBLE y nunca voy a conseguir pareja con lo gorda (o) que estoy. PD: hay miles de gordos y gordas casados en el mundo, así que doblemente gracias.

12. Al menos no tienes ninguna responsabilidad

Y tu no tienes ningún tipo de filtro o tacto

13. Tus hijos te darán todo el amor que necesitas

¿Y el sexo? Porque estoy totalmente segura de que pedirle sexo a mis hijos es ilegal (además de extremadamente inapropiado)

14. Sabes que tu reloj biológico está sonando

El tuyo también… y las heridas no van a curarse tan rápido sabes…

15. Tu independencia y tu confianza en ti misma (o) los (las) intimida

OK! Déjame convertirme en una alfombra dependiente para que todos me pisen y así atraer el tipo de hombre que quiero…

Por qué nos ENCANTA un chico malo

Bienvenidos una vez más al universo paralelo que somos las mujeres.

Sería descarado mentir diciendo que no es cierto que a las chicas nos ENCANTA un tipo con pinta de hombre malo… No puedo negar que se me bajan las pantaletas cuando pienso en tipos del estilo de Kurt Cobain y Axel Rose (referencia a la mejor época de la música… Nirvana y Guns N’s Roses por si acaso); y si quieren algo más actual no hay NADA que pueda verse más atractivo que Johny Depp o Brad Pitt en una chaqueta de cuero, despeinados y con un cigarro en la mano… agrégale una moto y es amor a primera vista. De hecho, he de confesar que no me gusto Orlando Bloom hasta que apareció con su pinta de malo en Piratas del Caribe y más aún cuando despúes de la primera película comienza a comportarse como un pirata de verdad; y siempre preferí a Chuck de Gossip Girl por encima de Dan o Nate.

Pero cortemos un poco la fantasía y sigamos con el tema. Es cierto que hay un poder de seducción especial en los personajes de poca ética y baja moral, así como también es una realidad que dejarnos llevar por este poder especial tiene cierto componente de masoquismo, porque es casi imposible que una relación con un chico malo termine en buenos términos.

En parte puede ser una atracción por lo prohibido, la simple realización de que seguimos siendo las niña pequeña a la que solo por escuchar que algo no debe ser tocado, queremos lanzárnosle encima. El asunto es matemático, cuando un chico malo nos da vueltas lo sentimos, trae consigo un aura de peligro, de sensualidad y pasión que se nos hace imposible ignorar; nos vuelven locas los chicos que nos arrancarían la ropa con los dientes, mientras que somos capaces de ignorar a aquellos que nos traerían el desayuno a la cama.

Dicen  por ahí que lo malo y lo peligroso es lo más vistoso… es como la fascinación que sienten los hombres por una mujer que se presente en ropa de cuero y con cara de mala (como Jessica de Alba en su primera escena en Sin City) que tiene toda la pinta de ser capaz de hacerlos pasar un buen rato mientras los maltrata.

En un estudio de la Universidad Británica de Columbia 1000 mujeres encontraron a los chicos malos como los más atractivos y sexys de un grupo de hombres, a partir de aquí Jean Twenge (autora de la Epidemia del Narcisismo) las mujeres se ven enganchadas por los chicos que no temen ir en contra de la corriente porque les resultan mas “hombres”, porque en la prehistoria eran estos los que tenían más posibilidades de protegerlas… pero ya no somos mujeres de la prehistoria así que esto no es suficiente para entendernos.

Lo otro es el reto, si todo hombre al que le sonreímos nos sonríe de vuelta la vida se hace muy fácil, y cuando nos cruzamos con un chico malo que no reacciona ante nuestros numerosos coqueteos, faldas cortas y tacones altos pues simplemente el orgullo no nos deja seguir hasta que logremos la meta.

Por otro lado el chico malo tiene esa actitud de quererse a su mismo, de seguridad, de saber lo que quiere y como lo quiere; es el prototipo del hombre que no deja que las mujeres dominen su vida, cosa que lo hace (a ojos de muchas mujeres) un ser mucho más masculino. Este tipo de actitud prepotente hace que las mujeres caigan en una montaña rusa emocional que aparentemente las hace sentir vivas.

Los chicos no son muy diferentes, una mujer “mala” los enciende, el problema acá es que el hombre suele ser mucho más físico que la mujer, a ellos esta chica mala los prende y a ellos les basta con sexo para satisfacer y resolver el misterio de la mujer mala. A las chicas nos hace falta algo más, si bien es cierto que a veces solo queremos divertirnos (y para eso un chico malo es PERFECTO) cuando nos dejamos llevar por ellos caemos en el instinto de protección y en esa necesidad de “salvarlos” (cosa que a veces funciona, pero nunca funcionará si el chico no quiere ser salvado). Usualmente buscamos al chico malo para tener una relación “por un rato” el problemas es que no siempre podemos mantener la distancia y a veces caemos en querer algo más.

Creo que he tenido a uno de los chicos más malos que alguna chica puede tener… me engaño más de una vez y de más de una manera (y estoy segura de que solo me enteré de la mitad). Irónicamente al sol de hoy soy amiga de este chico, mientras que no lo soy tanto de mis exnovios que eran chicos “buenos”. Y no puedo negar que si me dieran a elegir con quien quisiera tener sexo (de nuevo) de todos mis exnovios la respuesta más probable sería él, aunque sería solo una cuestión del momento.

Si me preguntan a mi hay varias razones por las que los chicos malos son atractivos, y que los chicos buenos pueden tomar como consejo sin volverse si antítesis.

  1. Son seguros (por no decir creídos): son seguros no solo alrededor de sus amigos y de ti, son seguros desde que se comen el cereal en la mañana, hasta que se piden una cerveza en la barra del bar (y más allá). Y déjenme decirles que no hay NADA más atractivo que un hombre seguro de lo que hace (he visto hombres que físicamente no tienen NADA y por su seguridad logran cosas INCREIBLES)
  2.  Son indiferentes: no importa lo que pase el se mantiene igual, es estable, si desapareciste por horas o días da igual, el seguirá siendo el mismo… el problema está en que si él desaparece por horas o por días, tampoco le importa… de hecho  hay muchas cosas que no le importan, como el concepto de fidelidad, tus sentimientos, y pare de contar; pero definitivamente vienen con menos explicaciones (dadas y necesitadas) y a veces eso es mejor para nuestra salud mental.
  3. Son aventureros y emocionantes: siempre están jugando con los límites y las fronteras, siempre están dispuestos a intentar locuras y eso nos mantiene entretenidas, porque el mejor compañero de aventuras y le da esa nueva emoción a nuestra vida.
  4. Son súper masculinos (aunque a veces es más súper machista); siempre están en control, saben lo que quieren, cómo lo quieren y dónde lo quieren; hablan de forma clara, confiada y segura, te miran a los ojos y sientes pasión por las cosas en las que creen. Son el prototipo de lo que un hombre “debe ser” (exceptuando la parte de caballeroso, sincero y todo aquello)
  5. Dan una ilusión de poder: Junto con la seguridad viene el control, tienen el poder dentro y fuera de la relación porque “controlan sus vidas” y nadie les dice que hacer, esencialmente la imagen se seguridad, confianza (y cierto nivel de engreído) da una ilusión de poder que se le pega a la chica que está con él, que no solo lo admira, si no adopta esa actitud para si misma.
  6. Saben hablarle a las chicas: Si no tuvieran seguridad los chicos malos no serían un imán de mujeres, piensen… ¿Cuántas personas dejamos pasar porque pensamos que no somos suficiente? Muchas veces esto podría ser mentira y podríamos atraer el doble de personas de lo que hacemos normalmente. Al chico malo no le importa si no es suficientemente bueno, porque la seguridad le dice que igual puede lograrlo, así que lo intenta, y es así como por ensayo y error, triunfos y fracasos sabe exactamente que decirle a las chicas, y no contento con eso la variedad de mujeres con las que ha salido lo ayuda a saber cómo acercarse a cada tipo de mujer.

Si a todo esto le sumamos (como ya lo hemos mencionado) el complejo de “mesias” de algunas chicas que se empeñan en los hombres “malos” porque pueden rescatarlos… es casi imposible resistirlos.

El asunto no es en realidad que a las mujeres nos gusten más o menos los chicos malos que los buenos; es solo que los chicos malos tienen la actitud que hace que toda mujer se sienta “segura” a su lado.  Es cierto que los chicos malos nos hacen sufrir al punto de que parecemos masoquistas… el problema está en que la sensación se seguridad, confianza y su forma de hablar nos hace pensar que no pasará de nuevo; de hecho llega a un punto en el que el pensamiento es que somos nosotras quienes son responsables de ayudarlos a no ser así y “acomodarles la vida”.

Si me tocara explicar el por qué de todo esto (además de las razones antes expuestas) creo que es simplemente porque los chicos malos no se detienen… si les interesas ellos no dejarán de dar ni un paso para estar siempre dando vueltas en nuestras cabezas; por lo tanto no es que los chicos buenos sean menos atractivos, es que lo intentan menos, así que chicos… la mejor manera de conseguir mujeres no es ser buenos o malos, es BUSCARLAS.

Y chicas, si tuviera que darles una recomendación, les diría que se busquen una mezcla; y conozco muchos chicos que son el balance perfecto entre todas las cualidades que mencionamos arriba y lo que nos gusta de los chicos buenos (algunos vienen hasta con la chaqueta de cuero y la moto incluida).

Esperamos que este universo paralelo que somos las mujeres este un poco más claro para ustedes a partir de hoy.