La nueva novia de mi ex

Hablemos de un tema que a todos nos molesta: La novia nueva.

¿No se han preguntado por qué sentimos la necesidad de destruir a la nueva pareja de nuestro ex?

Yo me lo he preguntado, a menudo. Siendo honesta muchas me caen bien, a muchas las veo y digo “oye que bien”, a otras las veo y digo ¡¿De verdad?! Porque seamos honestos: nada duele más en el ego que te dejen y luego anden con alguien a quien consideramos feo, gordo, estúpido, entre muchos otros adjetivos descalificativos que podamos usar.

Por eso hoy pienso enumerar las cosas que me han molestado de las novias nuevas de mis exs, y espero que ustedes me dejen su lista para saber que no estoy sola.

La primera que me choca es que sean gordas o feas, admito que es sumamente superficial, pero de qué otra cosa me voy a dar cuenta cuando las stalkeo en 10 redes sociales diferentes si me tienen bloqueada.

Antes de que me digan que soy una mala persona: ya lo sé, y por otro lado evidentemente esto es solo una forma de cuidar mi ego, pero que hablando en serio ¿No les molesta ver que están con alguien que se ve peor que ustedes? Será que nunca les ha tocado preguntarse: Si estos son los gustos de este pana ¡¿Yo luzco así?!

Por otro lado: las rutinas de pareja feliz. ¡Dios! Como me revienta esto de que todo lo hacen juntos ahora, pero la peor parte es si lo ves haciendo cosas que contigo no hacía. ¿Quieren saber cuál es el consuelo? Que ella se lo cree mientras que ustedes saben que por dentro el está a punto de explotar.

Lo que me lleva a otro punto: la tolerancia, me puedes explicar ¿Qué coño tiene este ser humano para que tú le aguantes todo lo que odiabas de mí?.

Seguimos en la misma línea.

Me mata cuando la nueva es la persona más complaciente del mundo, la que en su vida había tenido una foto en un evento deportivo y ahora es la más fanática de su equipo. Pero lo que más me hace arder es la rutinita de camisas iguales, de vestirse similar, escuchar la misma música y el bendito #RelationshipGoals… me vomito, porque sabes qué todo se ve bello en las redes sociales, pero en el fondo sé que no es perfecto y lo que me da nauseas es que trates de que todo el mundo te lo crea.

Y ahora les cuento lo que más me indigna: que compartas lo que yo compartí contigo. Me parte de la arrechera ver que la llevas a lugares a donde me prometiste ir, verlos juntos en conciertos de MI música favorita, de la que ahora este ser humano es fan. Me da asco que tome mis hobbies y que se vista como yo me vestía porque a ti te gusta ese estilo. ODIO que tenga cierto parecido conmigo.

Y todo esto me revienta porque significa que si te gusta la gente como yo, pero simplemente no te gusto yo.

Olvídense de la paja de “la transforma en mí porque todavía me ama” no bebés, la transforma en ti porque así le gustan las mujeres, pero no le gustas tu, lo cual hace de todo esto algo todavía más triste porque queda claro que ni cambiándote el ADN él va a volver contigo.