Se me fue, otra vez

De cuentos está lleno mi vida, y de este tengo tiempo sin hablar… de este me había olvidado.

Les echo el cuento de la última hazaña, porque ir tanto hacia atrás no tiene sentido.

Estoy de viaje, desde hace semanas ando en una de turismo, y he conocido lugares que no sabía que existían… sobretodo dentro de mí.

El asunto es que tenía más de 3 años sin ver a este tipo que siempre me ha encantado, el que robó mi corazón como a los 16 años y jamás pude convencerlo de que me lo devolviera.

Le escribo porque visitaré su ciudad, y su respuesta fue un “claro ¡Vamos a vernos!”, esto seguido por una cita de sábado, bueno no una cita, un “nos vemos en…” pero ustedes entienden.

Llego al lugar en toda mi actitud de hembra alfa, de mujer independiente, de jeva que piensa “es que me vas a ver y te voy a encantar, pero te la voy a poner difícil”. El problema es que con él las reglas no funcionan, y por eso esto no pasa.

En medio de la conversación me deja en el lugar porque “tiene que hablar con sus amigas”, se voltean los papeles, es a mí a la que le hacen la cosa difícil, soy yo la que tengo que admitir que lo vi y me encantó.

En mi molestia (porque toda mujer que llegó con mi actitud se molesta cuando las cosas no le salen como quiere) decido hacer una de las mías: tomar la decisión estúpida.

Mi indignación me hace buscar en otros lugares, porque al final “él tiene otra ahí”. Otra que no soy yo, otra a la que si fue a buscar, otra con la que no simplemente “se encontró” en el lugar.

Y honestamente no me toma mucho tiempo encontrar algo.

Total es que termino la noche pasada de tragos, con un tipo terriblemente guapo a mi lado (o casi encima de mí dependiendo del ángulo) y aun así sintiendo la necesidad de:

  1. Burlarme de la chica con la que vino (¿Recuerdan el chiste de la nueva novia del ex, bueno ella es la nueva novia del ex)
  2. Mandarle el mensaje de texto más idiota del planeta tierra, para recibir la respuesta más condescendiente del sistema solar y hundir mi dignidad en el hoyo negro más grande del universo.

Ya que soy honesta les digo, lo único que me salió fue escribir: “dude, la verdad iba pendiente de tripear contigo, pero coño estabas con estas jevas y bueno asumí que querías con alguna de ellas y bueno yo quería pasar el rato contigo pero no quería interferir. Lo siento”.

¿La verdad? Cada vez que lo releo quiero golpearme en la cara, porque se me fue la elocuencia, ni siquiera asomé lo que significaba “iba pendiente de tripear contigo” y lo único que conseguí de respuesta fue: “cero rollo”, entre otras oraciones que me niego a detallar.

Por eso digo que esto de ser mujer y los súper poderes que se supone debería tener, como que no vinieron conmigo.

Dame un break

Hay días de días. En la mayoría nos levantamos normal, en algunos no queremos levantarnos, en otros comenzamos más felices.

Hoy te pido: dame un break. Déjame respirar un poco porque no quiero ni pararme de la cama.

Regalame un día para mí, una noche para mis amigas, 24 horas de espacio, de aire, de respiro.

Dame 24 horas para tener una aventura conmigo misma. Llevo meses en esto, meses contigo, meses a tu lado y hoy necesito un día, solo te pido eso: un día.

Lo hice con su mejor amigo

Hoy vengo a confesar una cosa: lo hice con su mejor amigo, y me toca hablar de eso.

Lo difícil fue tomar la decisión.

Fue tomar el teléfono y decirle “salgo a las 7”.

Lo difícil fue no parar a mitad de camino.

Quisiera poder lanzarme una de moral y luces y decir que mi consciencia me gritaba que no lo hiciera, pero no es cierto. La verdad es que la voz en mi cabeza hacía lo contrario… me empujaba, me impulsaba.

A ver, al final del día él tiene novia.

Si si… estoy tratando de justificar algo que claramente está mal, pero la verdad es que no me queda claro qué tan mal está. Qué tan mal puede estar algo que te generó al menos 3 orgasmos en una noche ¿No tan mal verdad?

Y al final del día, él fue quien decidió besarme solo para decirme que ya no sentía nada ¿Eso no justifica que yo bese a su amigo para ver si es cierto? Ok, fue más que besar, pero es que no tenemos 15 pues…

Bueno la verdad es que solo quería decir que si, lo hice con su mejor amigo.

Si, crucé la raya.

Y si, estoy clara que después de esto no hay vuelta atrás. Y el que me conoce entiende que posiblemente esa era la intención, saber que hay algo peor que él jamás me perdonaría, para así ni siquiera tomarme el tiempo de volver a buscarlo.