Hay que dejar de mentir

I lied, I’m not out of this relationship. I’m in. I’m so in it’s humiliating because here I am begging…Okay here it is. Your choice, it’s simple: her or me and I’m sure she’s really great, but Derek I love you in a really, really big way. Pretend to like your taste in music, let you eat the last piece of cheesecake, hold a radio above my head outside your window, unfortunate way that makes me hate you, love you. So pick me, choose me, love me. 

— Meredith Grey, Grey’s Anatomy

 

Nos mentimos.

Nos mentimos una y otra vez y llegó el momento de admitirlo.

Y mentimos.

Mentimos una y otra vez porque no queremos admitir lo que hicimos en nuestros malos momentos.

 

Y no hablo de mentirle a tu pareja y serle infiel, hablo de esa mentira a tus amigas, ese “salí con él, pero no pasó nada”, “me dijo que yo le gustaba pero…”, “hablamos y ya entendí todo”.

MENTIRA

El problema no es la mentira que decimos, es el por qué la decimos. Las usamos para ocultar ese comportamiento que tuvimos que sabemos está del asco. Las usamos para no decir que cogimos una vez más con el patán que tenía un mes sin llamarnos y que solo lo hizo porque sabe que es nuestra debilidad. Las usamos para no admitir que tenemos un idiota que con tres palabras nos quita la ropa. Es más… ni siquiera nos quita la ropa ¡Hace que nosotras nos la quitemos! Porque ni eso puede hacer por nosotras.

Yo tengo a ese imbécil en mi vida, y también he mentido. Admito públicamente que lo veo y babeo como mujer en dieta frente a un pastel de cualquier tipo, porque ese no es el problema, puedo aceptar públicamente que me encanta, que su solo nombre me hace derretirme, pero no puedo aceptar que él no siente lo mismo, que cuando me dijo “como amigos” y luego lo completó con un “deberíamos salir más” yo decidí leer “puedes seguir intentándolo” y “en verdad me encantas, pero tengo miedo”

MENTIRA

Y quiero que lean ese mentira en voz de mujer histérica por favor.

Es como culpar a Summer porque Tom es un idiota con audición selectiva y una percepción distorcionada de la realidad.

En fin, el punto (y sé que yo no lo cumplo, así como sé que ustedes están asintiendo con la cabeza y diciendo que tengo razón) es que tenemos que dejar de culpar a otros por las pinches ilusiones que nos hacemos nosotros mismos, por nuestra audición selectiva y distorsionada, tenemos que aprender que lo que nos dicen es exactamente lo que sienten. Tenemos que dejar de mentirnos a nosotros porque es conveniente, porque pensamos que nos hará menos daño, porque todos sabemos que a la larga no es así.

Y yo me pregunto ¿Todos lo hacemos? ¿Todos nos creamos una novela mental para no enfrentar un “no le gusto suficiente”? ¿Soy solo yo? Y si soy solo yo ¡Por favor alguien que me lo diga! Para comenzar un crowdfunding para un psiquiatra, porque claramente con un sueldo de publicista no tengo cómo pagarlo sin ayuda.