Lo hice con su mejor amigo

Hoy vengo a confesar una cosa: lo hice con su mejor amigo, y me toca hablar de eso.

Lo difícil fue tomar la decisión.

Fue tomar el teléfono y decirle “salgo a las 7”.

Lo difícil fue no parar a mitad de camino.

Quisiera poder lanzarme una de moral y luces y decir que mi consciencia me gritaba que no lo hiciera, pero no es cierto. La verdad es que la voz en mi cabeza hacía lo contrario… me empujaba, me impulsaba.

A ver, al final del día él tiene novia.

Si si… estoy tratando de justificar algo que claramente está mal, pero la verdad es que no me queda claro qué tan mal está. Qué tan mal puede estar algo que te generó al menos 3 orgasmos en una noche ¿No tan mal verdad?

Y al final del día, él fue quien decidió besarme solo para decirme que ya no sentía nada ¿Eso no justifica que yo bese a su amigo para ver si es cierto? Ok, fue más que besar, pero es que no tenemos 15 pues…

Bueno la verdad es que solo quería decir que si, lo hice con su mejor amigo.

Si, crucé la raya.

Y si, estoy clara que después de esto no hay vuelta atrás. Y el que me conoce entiende que posiblemente esa era la intención, saber que hay algo peor que él jamás me perdonaría, para así ni siquiera tomarme el tiempo de volver a buscarlo.

De Tinder y otras aventuras

Y volvemos a las aventuras, mías y de estas mujeres que me rodean en el día y día, que son increíbles, pero sobretodo que son increíblemente divertidas.

Y hoy el tema es algo que está de moda a nivel mundial: Tinder, si, Tinder la aplicación para “conocer” gente con la que salir, cuadrar, coger o lo que sea que pretendan hacer. El asunto acá es que no todos estamos en la misma nota cuando entramos en un app como este, de hecho no todos estamos en la misma nota en la vida, pero eso ya es otra historia.

Antes de entrar en la historia en si, les cuento las cosas generales que he encontrado en Tinder (no digo que los hombres son los únicos culpables, solo que en el app yo solo veo hombres) para que luego ustedes me cuenten las suyas.

  1. Hombres cuya foto de perfil es el día de su boda: ¡OUCH! Dios no quiera que las amigas de tu esposa, o tu esposa entren en Tinder y ¡BUM! Sorpresa.
  2. Hombres con fotos con novias: el mismo caso anterior.
  3. Penes, muchísimos penes.
  4. Chicos con edades que de verdad o son la suya: tipo ponen 30 y se ven de 18.
  5. Hombres que colocan fotos solo con lentes, cara tapada o con miles de amigos. Lo cual solo da la impresión de que están ocultando algo.
  6. Filtros, filtros y más filtros.

Y por supuesto también chicos normales con los que he establecido conversaciones y demás.

Pero la parte divertida de todo el cuento viene acá. Resulta que hago Match con un chico súper guapo, que se ve bastante chévere y que además tiene muchos amigos en común conmigo que me dan buenas referencias del susodicho.

Hablamos de la vida, de los gustos, de qué nos haces felices y… En medio de la conversación caimos en trabajo y resulta que conoce a una compañera. El chico en cuestión insistió para que preguntara por él, obvio que como soy hice un chiste de todo el asunto con el típico “no, prefiero enterarme por mi misma que por referencias ajenas”. Nos reímos, seguimos hablando y bueno terminé preguntando por el susodicho.

Las referencias no podían haber sido mejores y yo honestamente ya iba súper pendiente de conocer al sujeto, y toda la conversación siguió el camino correcto. En medio de todo salió el tema de la playa (que yo amo) y bueno se armó un plan de ir con mis amigas, pero con la promesa de que si ellas embarcaban el me llevaba incluido un “mejor para mi si te embarcan, te vienes conmigo”. Así que todo iba bien, el susodicho hasta preguntó la logística del plan y quedamos en “hablar mañana”, esas fueron sus últimas palabras, porque literalmente se desvaneció después de ellas.

Tengo que confesar que le escribí luego para darle un último chance y obviamente nunca respondió. La pregunta queda entonces ¿Qué pasó? Pues es bastante posible que no me enteraré jamás, pero les juro que me quedaré con la intriga por siempre, nivel le mostré a mis amigas la conversación a ver si ellas entendían y nadie logra entender qué ocurrió.

Pues como en la vida nada se oculta luego apareció esa figura que todas las mujeres hemos sido en algún momento, pero que todas odiamos: la exnovia. Porque todas las personas que dieron referencia (por la insistencia de él) la mencionaron… esto me da una idea de lo que puede haber ocurrido pero da igual.

Les cuento que lo encontré meses después en una discoteca conocida, lo vi pasar frente a mi y me di cuenta de inmediato de que la vida me salvó de estar con alguien solo por la “idea” de quien era (además de que me llegaba un poco más arriba del hombro no más y bueno ya pasé por ahí y no quiero volver). Trató de invitarme un trago porque “se le hacía conocida” solo me reí y le dije que quizás más tarde… cosa que obviamente no iba a ocurrir.

No es la primera vez que alguien en Tinder hace planes para no cumplirlos, ni es la primera vez que un hombre aplica la de la bomba de humo en mi vida. Pero la pregunta que queda en el aire es: si están en Tinder y tratan de hacer planes con las personas ¿Por qué no cumplirlos? ¿Cuál es la razón para que los hombres comiencen por un camino y luego decidan desaparecer?

Si alguien tiene una respuesta, pues aquí los espero.

A la velocidad equivocada

Acabo de darme cuenta de algo: los estándares de relaciones y de cómo estas deben comenzar están bien jodidos entre mi grupo de amigas.

Les explico por qué. Hace meses conocimos a un sujeto A, Sujeto A es un tipo increíblemente guapo, con un estilo incomparable y definitivamente un joven muy cool (al principio pensábamos que era un douche o un imbécil, pero una visita a su casa comprobó lo contrario).

Pero siguendo con la historia… después de conocerlo en una situación un tanto extraña, pero en todo su esplendor lo volvimos a ver otro día (donde hemos de admitir que básicamente lo perseguimos porque solo fuimos a ese lugar porque sabíamos que estaría ahí después de un complejo proceso de stalkeo digital).

Posterior a eso vinieron dos encuentros fortuitos (uno más que el otro que si fue medio forzado) y por último una salida donde al fin pudimos cruzar palabras lógicas por largo rato con el sujeto en cuestión que terminó en una borrachera innombrable y un ratón infernal (sin contar algunas lagunas mentales que no me dejan leer muy bien la situación). Y que desencadenó un plan donde sin duda alguna volveríamos a verlo.

Ahora la explicación del porqué nuestros estándares de cómo debe comenzar algo están muy jodidos: Entre todo esto pasaron aproximadamente dos meses, dos meses donde jamás cruzamos una palabra con el susodicho, donde el máximo intercambio fue por Redes Sociales. Y como en la última salida no ocurrió nada ya nuestra conclusión es que me encuentro en el Friendzone ¿Les parece lógico? Porque después de verlo de lejos honestamente si no me encontrara en el Friendzone dudaría por completo de mi capacidad de tomar decisiones.

Tenemos el estándar equivocado del tiempo de las relaciones porque esperamos que todo se mueva rápido y terminamos teniendo relaciones apuradas que también se acaban muy rápido.

Puedo considerarme bella y adorable, pero ahora que lo veo de lejos prefiero un tipo que se tome el tiempo se ver si le gusto algo o no, no que se muera por mi así como a la primera porque eso seguro no va para largo. Basta de esas relaciones huracanadas que comienzan así como por la fuerza, donde no hay calma y todo es como apurado.

La vida nos ha rodeado de relaciones apuradas a todas en este grupo de chicas, y por eso si no vemos algo en una semana ya pensamos que no hay interés, honestamente si me preguntan: esto está horrible y nada está bien. ¿Somos las únicas que están como fuera de ritmo? ¿Alguien me puede decir cual es el tiempo estándar entre conocer a alguien y decidir que te gusta?

¿O será que de verdad estoy en el Friendzone y no lo quiero admitir? Al final el sujeto me invitó a dos lugares, en un lapso de menos de una semana de diferencia y la situación se repite, me ha dedicado tiempo y se mostró ofendido cuando mi plan parecía ser diferente a hacerle compañía.

¿O será que solo estoy en el friendzone porque soy yo la que da señales equivocadas?

A veces solo queremos divertirnos

Siento la necesidad de explicarle algo a todos los miembros de sexo masculino de este país:

No es una cuestión de que a las mujeres nos gustan los hombres malos, que nos tratan mal o que no nos convienen; si bien esto pasa de vez en cuando no podemos decir que es la constante. Es cierto que muchas veces hay hombres que nos ponen el mundo a los pies y simplemente no logran atraernos, les pregunto: ¿les atrae cualquier mujer que simplemente les ofrezca el mundo?, ¿Están siempre pendientes de comenzar una relación seria? O mejor aún ¿Toda mujer que entra en su vida es material de relación seria?

Tengo el presentimiento de que a la mayoría de los hombres se les olvida que nosotros también somos personas, y las personas tienen sus gustos, y hemos de sumarle a esto que muchas veces no es el momento correcto.

Les cuento que es un mito que siempre estamos buscando una relación seria… es un mito que siempre queremos amor y cariño, como dice la canción “girls just wanna have fun”; pues si muchachos, hay veces que solo queremos divertirnos, pasarla bien, andar con alguien pero sin andar teniendo que dar explicaciones, noticias y reportes de nuestras vidas. Saben esas relaciones que ustedes hombres AMAN donde solamente hay diversión y el drama lo dejan de lado porque “no es nada serio” pues NEWSFLASH! A nosotras las mujeres a veces también nos provoca esto.

Me parece una visión sumamente polarizada, y hasta sexista, que consideren que las chicas SIEMPRE estamos pendientes de una relación (y si, dije sexista, hasta machista incluso), sin caer en el asunto de que un hombre que tiene muchas mujeres es un rey y la mujer que tiene varios hombres es de dudosa reputación.

Estoy en total oposición a ser juzgada como una mujer a la que simplemente le encanta tomar “decisiones equivocadas” por esa concepción de que las chicas siempre serán intensas, sentimentales  y están en busca del amor de sus vidas y el matrimonio y todo aquello. Les repito chicos a veces solo queremos divertirnos.

No, no queremos que todo hombre que se nos acerque nos ofrezca el mundo. Y me OPONGO rotundamente a que cualquier mujer sea calificada como alguien que se está perdiendo de algo, o que prefiere “joderse” solo porque alguien le ha bajado las estrellas y ella prefiere dejar sus pies en la tierra.

No se olviden chicos, a veces solo queremos la diversión, el momento, pasar el rato, a veces solo queremos estar solas, pero tener alguien que nos acompañe y nos distraiga, quizás es una cuestión de disfrutar el momento, quizás no estamos listas para dar un paso más, o lamentablemente quizás nunca lo estaremos contigo.

Eso sí, mujeres: tampoco se olviden de dejar las reglas del juego claras, aprovecharse de esta situación no está bien.

24 para uno de 20

Todas mujeres tenemos algún momento en que se nos antoja probar algo diferente… Yo me levanté una mañana con esta idea en la cabeza, y decidí salir con un chico de 20 años. No tenía a nadie específico en mente, así que le pedí a un amigo que me consiguiera uno (después de una relación de tiempo me daba un poco de flojera complicarme buscándolo yo misma).

Déjenme decirles que la vida trae sorpresas; y muchas veces se cumplen las leyendas urbanas de que “las cosas buenas vienen en frascos pequeños” y la famosa Ley de la L, o quizás yo solo fui una mujer extremadamente afortunada de poder regalarme una de las mejores noches de sexo de mi vida con este personaje.

Partiendo de esto,y de una conversación de amigas, esta es nuestra lista de razones para salir con un chico de 20 años:

  1. Excelente desempeño sexual
  2. Más energía
  3. Cosas que para nosotros son cotidianas, para ellos son increibles
  4. Les gustan las cosas nuevas, y disfrutan experimentandolas
  5. No se quejan tanto
  6. Todavía pueden cambiar muchos rasgos de su personalidad
  7. Te va a convertir en un objeto del que sentirse orgulloso, serás algo que echarle en la cara a sus amigos, un logro del que está orgulloso, no cualquier novia.
  8. Puedes tener las riendas en cualquier momento, situación o posición.
  9. No “son como son”
  10. Vas a escuchar cosas como “enseñame” o “nunca había hecho eso”
  11. Las hormonas son algo increíblemente beneficioso
  12. No hay problema con el éxito profesional, porque no les interesa tu trabajo
  13. Son MUCHO mas sociables
  14. Creen que siempre sabes lo que estás haciendo, aún cuando no es cierto
  15. Los cachorritos siempre son lindos y divertidos
  16. Hay algo tan sexy en la inocencia
  17. Usualmente tienen menos problemas traidos por relaciones anteriores
  18. Ya he hecho mención de esto pero el sexo suele ser INCREIBLE (es una cuestión de duración, frecuencia y estamina)
  19. Suelen sentir la necesidad de complacerte y demostrarte que saben lo que hacen, sobretodo en la cama.
  20. Definitivamente una persona de 20 años suele ser extremadamente divertida
  21. Todavía quedan miles de maneras de sorprenderlos
  22. Suelen ser un poco más sensibles y mejores escuchando
  23. No se si ya les dije, pero el sexo es INCREIBLE
  24. Suelen estar mas “fit” que los mayores….

PD: ya aprendí que la altura no importa en la cama…..

Reglas para “salir”

Cuando “salimos” con alguien tenemos que tener muchísimas cosas en mente, si somos mujeres se espera que actuemos de cierta forma, digamos ciertas cosas y nos veamos de cierta manera. Al final, son tantas las reglas para “salir” que siempre vamos a descuidar alguna… Con el tiempo he hecho mi propia recopilación de “Reglas al momento de Salir con alguien” acá se las traigo a ver si les son útiles.

1. Mantén en mente que las citas deben ser divertidas, debes divertirte no sentirte fuera de lugar

2. No llegues tarde, pero hazlo esperar un poco, al menos las primeras veces.

3. No estés siempre disponible para salir, manten tu propia vida.

4. No lo hagas el centro de tu vida rápido, deja que se lo gane.

5. Confía en tus instintos y siempre sigue tu corazón (ojo seguir tu corazón no implica ser impulsiva y olvidar otras reglas que vienen a continuación”

6. Siempre procura verte y sentirte sensacional, eso hará que él te vea sensacional.

7. Cumple lo que se conoce como la “third date rule”, es decir nada de sexo al menos hasta la tercera cita (dije al menos, no EN la tercera)

8. Siguiendo un poco con la anterior, si según el ustedes no están “saliendo” entonces tampoco están teniendo relaciones, no se lo hagas tan fácil (al menos que tu quieras sexo, pero entiende lo que esto implica y hazle entender que depende de ti, no de algo que él haya hecho)

9. Ten en mente que a veces el sexo es solo sexo, eso cuenta tanto para él como para ti.

10. Nunca salgas con alguien casado o en una relación, es muy raro que dejen a la otra persona (física y sentimentalmente), si lo haces te estás lanzando de cabeza a un mundo de mentiras, escondidas, tristezas y pesares.

11. Siguiendo con lo anterior asegúrate que su última relación está superada (y tu última relación también).

12. En el mismo tema, pero de nuestro lado, antes de llevarlo a tu casa elimina, o al menos esconde, todo aquello que tenga la cara de tu ex (fotos, cartas, etc.)

13. Nunca hables de tu ex y sus proezas, tus exs son tu problema, no el de él.

14. Más o menos dentro de lo mismo, no des información de más.

15. Asegúrate de recibir complementos, si no te complementa no vale la pena, pero asegúrate de complementarlo tu también, no solo los hombres pueden decir lo bien que se ve la pareja.

16. Los detalles son un “must” abrir la puerta, arrimar la silla, un regalo (aunque sea tontísimo) de vez en cuando.

17. No desesperes, que te guste un chico no implica que actúes como loca, deja que el teléfono repique varias veces, espera unos segundos antes de responder sus mensajes, tu sabes…

18. El alcohol y lo emocional no se mezclan.

19. Esta bien, somos independientes, pagamos nuestras cuentas y cambiamos nuestros cauchos, eso no significa que no necesitemos de vez en cuando mostrarnos vulnerables.

20. No solo es importante como te trata a ti, sino como trata a los demás (meseros, parqueros, etc)

21. El respeto es lo MÍNIMO, así que ya sabes dónde está el límite.

22. No te contentes con menos que mariposas en tu estómago.

 

Estas son mis reglas a la hora de salir con alguien… no siempre as cumplo, de hecho siempre hay una o dos que se rompen, pero me sirven de medida. Por último, lo más importante a la hora de salir con alguien no olvides que estar soltera NO es el fin del mundo, es tu tiempo de libertad, cuando puedes hacer lo que quieres como quieras, cuando no tienes que responderle a nadie y se te abre el mundo para enamorarte de ti.